Compartir

Una empleada especializada en resolución de problemas empresariales (Kate Mara) es enviada a una ubicación remota y muy secreta, donde investigará y evaluará un aterrador accidente. Se entera de que el suceso fue provocado por un “humano” –aparentemente inocente– que supone un misterio cargado, a la vez, de infinitas promesas y de incalculables peligros.

Ese misterio es Morgan, la siguiente etapa de la evolución humana; un ser producto de la ingeniería genética y dotado de un ADN sintético. A la edad de un mes, ella (ello) andaba y hablaba; a la de seis meses, superó las expectativas más descabelladas de sus creadores. Morgan es enigmática e impredecible, un ser creado en laboratorio con capacidad emocional y rasgos contradictorios que difuminan la línea que separa a un ser humano de uno sintético.

MorganPero, ¿qué sucede cuando la creación supera al creador? Y ¿qué es más peligroso, esta maravilla creada mediante ingeniería genética o la empresa que supervisa su desarrollo?

Morgan, producida por Ridley Scott y dirigida por Luke Scott, lleva a las salas de cine una experiencia emocionante, visceral e intensa.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here