Compartir

Siempre aprovechamos cualquier novedad de Resident Evil para hablaros de ella, dado que fue así como se inició Estrenos Cinema. La saga parece haber terminado un gran ciclo con El Capítulo Final, pero nosotros continuamos con la crítica del último film de Resident Evil.

Un inicio decepcionante

Resident Evil: El capítulo final empieza mal. No por la introducción que repasa toda la saga, sino porque decepciona respecto a cómo terminó la película anterior. En la última entrega de Resident Evil, Alice llegaba a Washington DC para un combate épico contra cientos de monstruos. En Resident Evil: El capítulo final se limita a decir “perdimos”.

No es eso lo que los fans queríamos. Esperábamos que la película comenzase con esa batalla legendaria al estilo de El Señor de los Anillos: Las dos torres. En lugar de ello se nos resume en una escueta frase, acompañada de enfrentamientos individuales de Alice (Milla Jovovich) contra monstruos surrealistas.

El post-apocalipsis que queríamos ver

Tras este primer paso en falso, Resident Evil: El capítulo final prosigue de forma bastante correcta. La fotografía del film consigue brillar gracias a un paraje post-apocalíptico que personalmente me encanta.

Del mismo modo, los intentos de Umbrella por detener a Alice o de los supervivientes por no caer en sus trampas es digno del entretenimiento más palomitero.

Para los fans, sin duda me quedaría con el guiño de los acólitos, aparecidos en Resident Evil 4 y que aquí tienen un recordatorio vago, pero que funciona perfectamente con el villano protagonista del film convertido a creyente extremista.

Las instalaciones de Umbrella vuelven a desentonar

No sé por qué sucede de esta forma, pero los efectos especiales, las escenas de acción y hasta la propia trama siempre cobran mayor espectacularidad alejados de las instalaciones de Umbrella. Volvemos en Resident Evil: El capítulo final a Raccoon City, donde comenzó todo, para terminarlo de una vez por todas.

Los cerberus y las trampas controladas por Wesker no son originales ni están bien tratados. Unos minutos previos, en cambio, el ataque de hordas de zombies y soldados de Umbrella sí que causa impactó. ¿Qué falla en todas las películas de Resident Evil sobre las instalaciones militares? Probablemente el desentono que las científicas y tecnológicas salas ofrecen frente al desértico escenario anterior.

No ayuda la historia. Ese giro ¿inesperado? a lo culebrón familiar es siempre criticado. En Estrenos Cinema no iba a ser una excepción. Le salva cierta coreografía de la batalla contra el enemigo final, con menos efectos especiales de los esperados y más esfuerzo de los actores, en un entorno poco agraciado para la lucha.

Conclusión: Un final al estilo Resident Evil

Concluyendo la crítica de Resident Evil: El capítulo final y de toda la saga en general, puedo afirmar que en conjunto ofrece un producto de entretenimiento básico que, en su momento, deslumbró por sus avances digitales. Hoy en día, todas las entregas han envejecido muy mal. La historia global es mala, no podemos negarlo. Y tiene tantos giros argumentales que al final parecen películas individuales, lo que realmente son en muchos sentidos, pese a que intenten unificarlo todo en esta última entrega.

Esperamos que Resident Evil continúe. En una nueva historia o una renovada saga, independientemente de que esté unida a o no al videojuego. Simplemente, que nunca muera, como sus característicos personajes.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here