Compartir
Mad Max

Mad Max: Fury RoadLa locura, el yermo y el olor a gasolina impregnan todos los poros de tu piel desde el primer fotograma de Mad Max: Furia en la carretera. La nueva película de George Miller, perfectamente enmarcable en la saga como una segunda parte alternativa, es toda una continuación del estilo propio con el que impregnó la primera película en 1979.

El mundo se ha vuelto loco. Una guerra termonuclear, la escasez de agua y la pérdida total de valores morales ha reconvertido la sociedad en tribus donde el más fuerte suele ser el que más tiene.

Mad Max: Fury Road

Mad Max, donante universal

En este apocalipsis real Mad Max se mueve por un solo instinto, el de sobrevivir. Pero eso no siempre le evita ser capturado, como sucede al principio de este nuevo capítulo. Se convierte en un mero donante de sangre universal, mientras a su alrededor todo está a punto de explotar.

Immortan domina la Ciudadela con mano de hierro, obsesionado en tener hijos perfectos con su harén de procreadoras, de madres lactantes y su inmenso ejército de soldados, a los que promete el Valhalla al morir en combate.

Una Imperator, Furiosa, se alía con las procreadoras y huye en un casi imposible plan a bordo de un enorme camión de transporte. Cuando Immortan se da cuenta del engaño parte con todo su ejército a detenerla, entre los que se encuentra Nux, soldado aún convaleciente por la última batalla y que se apunta a esta expedición, no sin antes atar al frontal de su vehículo su bolsa de sangre, es decir, a Mad Max. Y así es cómo unos locos perseguían a Furiosa y, tan locos estaban, que pusieron a alguien más loco que ellos en primera línea de batalla.

Mad Max: Fury Road

Tom (Mad Max) Hardy

Lo primero que se intenta ver en Mad Max: Furia en la carretera es a Tom Hardy en el papel protagonista comparado con Mel Gibson. Y sorprende de una manera apabullante. El actor ha conseguido combinar un registro propio con la herencia de muchos ademanes de Gibson en el personaje que nos hacen ver al mismo Mad Max de siempre, con un añadido, ahora, finalmente, ha caído en la locura.

La muerte de su hija y esposa a manos de delincuentes de la primera parte han terminado por desquiciarle y dinamitar su mente, con alucinaciones, voces en el cerebro y un sentimiento de culpa que no desea volver a sentir, por lo que intenta viajar sólo por el yermo. Pero su conciencia de guerrero de la autopista no le ha abandonado del todo y siempre ayuda a quien lo necesita.

Le secunda en este caso Charlize Theron como Furiosa. Como siempre, Theron clava su papel, el de una esclava transformada en soldado, con un brazo mecánico que se quita y pone a antojo y un deseo en mente, el de la redención.

Mad Max: Fury Road

Nicolas Hoult hace el papel de su vida como Nux, un personaje complicado, desquiciante, desquiciado, loco como todos los locos del motor y un soñador, con su Valhalla, con la gloria, con el amor…

Por último destacamos a Hugh Keays-Byrne, interpretando a Immortan y regresando a la saga con un nuevo personaje (fue el cabecilla Toecutter en la primera entrega). Un villano a la altura de las expectativas puestas en esta película, que no pierde ni pizca el estilo de enemigos anteriores y sus extraños cuerpos y vestimentas.

Mad Max: Fury Road

Un mundo sin esperanza

Esta entrega de Mad Max se aleja completamente de la muestra de restos de civilización y nos enseña una auténtica carrera de muerte y destrucción con la esperanza como meta. Conoceremos varias tribus de estilos diferentes, que se enfrentarán por intereses contrapuestos. En cabeza, Mad Max con Furiosa, el grupo de procreadoras y un camión imponente, pero no indestructible.

La película la hemos visto en Digital HD y es absolutamente brillante. Algunas escenas son impecables, casi parece que compartas este infierno con los protagonistas, sobre todo en representaciones nocturnas.

Paleta quemada con tintes rojos, amarillo y azul dan la mejor sensación de apocalipsis postnuclear, donde la propia arena parece clavársete en la piel y el calor asfixiante te quema la garganta en cada nueva escena, de día o de noche.

Mad Max: Fury Road

Guitarras-lanzallamas

Le acompaña una banda sonora vertiginosa y contundente, mezcla de clasicismo con el rock más duro. No por menos un heavy con una guitarra-lanzallamas acompaña a las tropas de Immortan hasta casi el último instante del film. Es sólo uno de los muchos detalles que completan Mad Max: Furia en la carretera como una más de la saga.

Es un film completo, perfecto, acción en cada escena, locura en cada poro, poco diálogo pero absolutamente imprescindible, caótico, propio de un lenguaje salido de una civilización futura y perdida. Es Mad Max en estado puro.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here