Compartir
Blade Runner

Blade RunnerHemos podido aprovechar el reestreno de Blade Runner: The Final Cut en cines para ver esta maravilla de Ridley Scott en pantalla grande, una oportunidad que se inició con su primera proyección original en 1982, como si del paso de un cometa legendario se tratase.

Blade Runner fue la adaptación de una novela de Phillip K. Dick con el extraño nombre de “¿Sueñan los androides con ovejas mecánicas?”. El traslado a la pantalla supuso una simplificación de la trama, al menos en apariencia, y una mayor humanización de los personajes, sobre todo en lo que respecta al protagonista, Rick Deckard (Harrison Ford).

Una trama cyberpunk

Estamos en Los Ángeles, año 2019. Unos robots genéticamente creados para ser casi idénticos a los humanos, llamados replicantes, han regresado de las colonias a la Tierra en busca de su creador, que los ha desarrollado con una caducidad de 4 años y al que quieren exigir más tiempo de vida. Deckard es uno de los policías encargados de matar a estos replicantes, sólo que al no ser humanos, el término utilizado es “retirar”.

Blade Runner

El argumento contiene numerosos detalles a analizar, siendo el de la opresión policial y la selección humana lo que más llama la atención. Con esto se consigue una estética cyberpunk visual como otras pocas películas pueden enorgullecerse de tener. Los animales escasean y son sustituidos por réplicas genéticas. La cultura asiática ha engullido casi todos los aspectos de la sociedad. Los vehículos vuelan y son sólo estrellas en el firmamento, rodeado de una atmósfera asfixiante por la polución y la contaminación, con sondas policiales que alumbran esporádicamente cada una de las viviendas donde se hacinan los humanos, entre multitud de cacharros inservibles y pequeños espacios en los que descansar.

Entre los puestos de comida china y los bares de striptease, locales de ingeniería genética se buscan un hueco para ofrecer ojos sintéticos o animales artificiales, entre otras muchas cosas. Decker debe investigar entre estos suburbios la ubicación de todos los replicantes y retirarlos antes de que causen más muertos (han matado a 23 personas en su huida).

Blade Runner

Más humanos que los humanos

Las actuaciones han sido en todos los casos elogiadas, destacando el papel dramático de Harrison Ford, que coincidía en aquella época con un ascenso imparable entre su personaje de Han Solo en Star Wars y el de Indiana Jones con la película En busca del Arca Perdida. En esta ocasión Scott hizo caso a las alabanzas de Spielberg y lo contrató, aprovechando el interés de un papel serio y complejo por parte del actor.

Lo consiguió, ya que el personaje de Decker es uno de los más difíciles de interpretar. Se supone que tiene un pasado turbulento y que se dedica a retirar a replicantes, pero cae rendido ante la química que desprende Rachel y, pese a que desde su primer encuentro demuestra que no es humana, parece que el amor no entiende de genética artificial.

Sean Young, la mencionada Rachel tuvo el papel de su vida a sus 25 años, capaz de interpretar con sus poses a un robot con sentimientos que, delante de un piano y descolgando su pelo consigue convertirse en humana.

Rutger Hauer, el antagonista Roy Batty es el responsable de los mejores diálogos de la película, siendo memorable su monólogo final, clímax absoluto del film:

“Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo… como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.”

Es considerado este breve monólogo, de nombre “Lágrimas en la lluvia”, uno de los mejores discursos de la ciencia ficción.

New Age de Vangelis con Jazz británico de Morrisey

El compositor griego Vangelis y dick morrisey compusieron la mayor parte de la banda sonora, cuya edición en formato individual llegó a retrasarse más de una década. El resultado de la combinación de ambos artistas resulta en una composición oscura a la vez que clásica y electrónica en base a sus sintetizadores. Toda una obra maestra que agradó a espectadores y crítica como muy pocas bandas sonoras han conseguido.

Blade Runner

Su edición en el posterior montaje de la película crea escenas épicas, que han sido las causantes de considerar a Blade Runner como una de las mejores películas del género, pese a su poca acogida inicial. Aunque para ser justos, competir con la familiar obra de ET: El Extraterrestre, no fue nada sencillo. Pese a ello, Blade Runner ha conseguido envejecer muy bien y la edición The Final Cut es el mejor regalo que Ridley Scott podía realizar a sus fans, con todo el metraje controlado por el director, nuevas escenas incorporadas, remasterización de sonido e imagen y, en definitiva, la película Blade Runner como de verdad se debe ver.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here