Compartir
Walesa

Walesa

¡La nueva Europa tiene su origen en Gdansk! Wałęsa. Man of Hope es la historia de un héroe de nuestros días: Lech Wałęsa (Robert Więckiewicz). La película empieza cuando la periodista italiana Oriana Fallaci (Maria Rosaria Omaggio) se presenta en el bloque de pisos donde viven los Wałęsa para entrevistar al futuro premio Nobel. La conversación, rebosante de emociones, con una de las más célebres periodistas del mundo conforma el tejido narrativo de la película. Al formular preguntas que nadie más quería u osaba dirigir al legendario dirigente del movimiento Solidaridad, Fallaci llega al interior de un hombre dotado de un gran carisma y de una excepcional intuición política.

Walesa

La biografía en sí arranca en 1970: poco después de la sangrienta represión de las protestas obreras en Gdansk, Wałęsa es obligado a firmar un compromiso de colaboración con los servicios de seguridad. Las siguientes escenas muestran el camino de nuestro protagonista hacia la madurez política, entrelazadas con otras de la vida familiar de los Wałęsa. La relación entre Lech y Danuta (Agnieszka Grochowska), su hogar repleto de niños y los problemas cotidianos son tan importantes como la política: mientras creen llevar una vida normal en su piso de Gdansk, los rodean sucesos políticos transcendentales que exigen adoptar una postura. Y detrás de este hombre fuerte, como suele ocurrir, hay una mujer mucho más fuerte: su esposa.

Walesa

Siguiendo hechos históricos auténticos, la escena en la que Wałęsa es detenido junto con su hija de pocos meses (cuyo cochecito contiene folletos clandestinos) se alterna con otra en la que Danuta debe soportar de nuevo que los agentes de los servicios de seguridad registren su piso repleto de niños. El discurso de Lech en el astillero, en el noveno aniversario de la masacre de diciembre de 1970 constituye la primera demostración de sus dotes de líder y de su capacidad para conquistar a las masas. Medio año después, en agosto de 1980, cuando lidera una huelga en el astillero de Gdansk, se convierte en el dirigente del movimiento Solidaridad, la cabeza visible de la oposición y el símbolo de la lucha por la democracia.

Walesa

Con la imposición de la ley marcial en 1981, Wałęsa es arrancado de su hogar. Su reclusión de un año resulta ser una prueba de fuego: el líder sindical, a pesar de estar privado de cualquier contacto con los activistas de la oposición, resiste las repetidas presiones para cooperar con las autoridades comunistas. La calurosa bienvenida que recibe Lech en Gdansk a su regreso de prisión, junto con la concesión del Premio Nobel de la Paz, presagian la victoria que alcanzaría finalmente en 1989 en los Acuerdos de la Mesa Redonda. Las elecciones parcialmente libres que se celebraron seguidamente, las primeras de tipo democrático del bloque comunista, provocaron a su vez el cambio definitivo del régimen político. La película concluye con el discurso de Lech Wałęsa ante el Congreso estadounidense, que empieza con las palabras: «Nosotros, el pueblo…»

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here