Compartir
El sueño del depredador

El sueño del depredadorVersátil Ediciones nos ha facilitado la lectura de El sueño del depredador, el nuevo título dentro de su línea OFF-Versátil, centrada en el thriller y la novela negra. Así pues, nos hemos empapado bien de las líneas escritas por Óscar Bribián y pasamos a ofreceros nuestra opinión de la obra en esta reseña.

Antes de entrar en la maraña, os recopilamos un poco de qué va la trama. Nos situamos en Zaragoza (España), en la Brigada Provincial de Homicidios. Por un lado tenemos a Santiago Herrera, un veterano agente, tan empecinado con su trabajo y los detalles de cada caso como de encontrar algún tipo de esperanza para seguir con su vida. Como contrapartida conoceremos a Laura Beltrán, una recién llegada a la Brigada, con un pasado más bien turbio, pero una energía inusitada para la investigación.

Juntos se enfrentarán al primer asesino en serie de la ciudad. Y el caso empieza con cerdos, que son encontrados en un maletero durante un rutinario control de carretera. Cuando examinan los cerdos muertos, encuentran en la boca de uno de ellos un dedo humano. Y así comienza la caza.

La escritura de Bribián nos aporta un relato creíble y cercano, algo que demuestra sus contactos y experiencia con el mundo policial. Pero sobre todo lo transmite por el tratamiento de cada uno de los protagonistas. Ninguno de ellos es un santo, tienen sus dudas y temores, como personas corrientes que son. No son súper policías, no son capaces de desvincular su vida personal de su trabajo y cometen errores, a veces sin poder evitarlo, otras a propósito.

En la misma ecuación, aunque con posiciones enfrentadas, tenemos al rival, al asesino en serie. En todo thriller policial hay dos elementos clave, la búsqueda de quién es el sospechoso y las escenas de crímenes de donde se sacan las pistas para la resolución del caso.

En cuando al primero, como es lógico, no sabremos nada hasta bien entrado el último tercio de la novela. Sin embargo se nos dará un adelanto en capítulos alternados con la enigmática descripción de un niño que parece un psicópata en potencia. Este personaje que va cobrando importancia conforme avanza la trama, incomoda al lector por la descripción de sus actos y pensamientos pero, sobre todo, por haber sido transmitidos desde la figura de un niño.

Para cuadrar el conjunto tenemos unas escenas de crímenes bizarras y sorprendentes, donde el sexo más duro juega un papel importante y en las que la violencia de los asesinatos queda patente en el estado de los cuerpos y la rutina establecida por el asesino.

Con todo, vemos El sueño del depredador como una correcta mezcla del rey de los thrillers, Seven (la película), junto a American Psycho (la novela). Del primero coge la brutalidad puesta en escena, del segundo recuerda su lenguaje directo y punzante, que provocará escalofríos en el lector.

Nos ha gustado mucho la propuesta de Óscar Bribián y, si te gusta el género, la novela te encantará. Pero debes saber dónde te metes. Esto no es una historia romántica, para eso Ediciones Versátil tiene otras líneas de publicación. Esto es novela negra, muy negra.

1 COMENTARIO

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here