Compartir
V/H/S

V/H/S es una antología de terror, es decir, una película que narra breves historias unidas por un nexo común, pero que aparte de éste no tienen relación alguna. Además tiene la peculiaridad de enmarcarse en el género found footage y de ser puramente de terror.

Todas estas características conforman un arma de doble filo. Por un lado, aleja a todo aquél cinéfilo harto de tantas películas “cámara en mano” y de quienes no gusten del terror. Por otro lado, los que se sientan interesados por ella exigirán el máximo de calidad, al tratarse de una falsa grabación personal, en la que se perdona un bajo presupuesto, pero no una idea mal desarrollada.

Curiosamente V/H/S adolece de todo lo contrario, pues cuenta con buen presupuesto, pero sus ideas potencialmente excelentes, desembocan en una decepción, aunque no de forma completa.

V/H/S

Hay 2 formas de ver V/H/S. La primera es la lógica, empezando desde el principio y terminando por el final. Mala decisión quien opte por esta obvia reproducción, pues ni la historia real ni las grabaciones intermedias son siquiera pasables.

Por tanto, cuál es la mejor manera para disfrutar de V/H/S, pues viendo la 1º y la 5ª historia, porque son notablemente superiores al resto. La primera de ellas (Amateur Party) trata de unos amigos yendo de fiesta de forma salvaje. Uno de ellos porta unas gafas que permiten grabar todo lo que ve (algo que por cierto existe y es una pasada), y que tienen como principal objetivo conocer algunas chicas y llevárselas al motel para grabar una peli casera para mayores.

Lo que parece una inquietante y frenética juerga, termina a mitad del vídeo con dos chicas y tres tíos en la misma habitación. Si creías que ahora empezaba el morbo, mejor prepárate para una de las historias más bizarras, gore y terroríficas de tu vida.

Pese a este gran inicio, V/H/S decepciona durante el resto del metraje, de ahí nuestro consejo de acudir a la última historia (10/31/98). Tal y como indica el título, esta historia se enmarca en una noche de Halloween en la que, de nuevo, un grupo de amigos sale de fiesta. Esta vez van disfrazados y acuden a una casa donde creen que se celebra la gran juerga con sus amigas, pero se equivocan. Casas encantadas, ritos satánicos, posesiones demoníacas y fantasmas por doquier están grabados con una calidad excepcional y un montaje narrativo a prueba de bombas. Los personajes son los más creíbles de toda la película, al igual que sus reacciones y eso es lo que más miedo da.

V/H/S

Si la curiosidad puede contigo y quieres ver el resto de la cinta, quizás al avisarte de que está a un nivel inferior no te desilusiones tanto. Comenzamos con el nexo común, una historia de descerebrados que se dedican a grabar gamberradas en la calle a cambio de dinero. Uno de ellos les ofrece acompañarle en un trabajo en apariencia simple, acudir a una casa y robar una cinta vhs, pero lejos de haber sólo una, cuando llegan encuentran toda una cineteca con historias a cada cual más bizarra (pues son algunas de las que veremos durante la película). Esta historia tiene personajes poco creíbles, situaciones incoherentes, resoluciones predecibles y un final pasable, aunque el resto de elementos impiden valorarlo mejor.

La 2ª historia a ver (Second Honeymoon) tiene un potencial inigualable. Una pareja de vacaciones por el Oeste americano se instala en un sucio motel de carretera por ahorrarse un poco de dinero. Un personaje misterioso les acosará de noche. Como decimos las posibilidades eran grandiosas, pero la resolución resulta fallida. Se podía haber jugado con un lado tenebroso de los protagonistas, incluso sobrenatural, pero son tan sosos como la historia. Se podría haber optado por el rape&revenge, el torture-slasher, incluso el thriller clásico, pero en su lugar encontramos una historia de amantes realista. Aterrador si sucede en la realidad, pero poco efectivo delante de una cámara.

V/H/S

Si buscáramos entretenimiento sin sentido la 3ª historia (Tuesday the 17th) sería la idónea. Es rápida e interesante, pero tan increíble que se aleja por momentos del terror clásico. Trata sobre unos jóvenes que acuden a un lago en el bosque. Un asesino los perseguirá, con la notoria característica de que es casi invisible a la vista, se puede teletransportar y parece más un efecto digital que un ser de carne y hueso. Además, uno de los integrantes guarda una sorpresa inesperada.

Sustos, mucha sangre y alguna que otra escena tan surrealista que parece cómica es lo que tiene que ofrecer esta nueva historia en V/H/S que, si se sigue el transcurso normal de la película, supone la primera mitad del metraje.

El segundo bloque comienza con una nueva historia algo más tranquila (The Sick Thing that Happened to Emily When She Was Younger). Pese al extraño nombre, esta narración no es más compleja que las anteriores, sino al contrario, más bien minimalista. Una pareja se comunica por webcam dado que él está trabajando fuera de la ciudad. Ella presenta dos anomalías que consisten en un golpe en el brazo y el hecho de que ve fantasmas en su casa. Con el portátil en mano y el apoyo a distancia de su pareja, la chica intentará contactar con estos inesperados inquilinos, pero una sorpresa final le espera. Es de todas las consideradas “peores”, la historia más pasable de todas, por su realismo y su final abstracto, que recuerda levemente a los finales de otras antologías míticas como las de Creepshow.

Pero es sólo una excepción en un conjunto de decepciones. V/H/S disfrutó de mucha publicidad por Internet y ha conseguido revitalizar el interés por ella a través de secuelas que podrían extenderse hasta el infinito. Pero su esencia terrorífica se sirve con gotas muy diseminadas, eso sí cuando aparecen son de extraordinaria calidad.

Fotografías: V/H/S en Facebook

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here