Compartir

El estilo de narrativa noir te embelesa, te abraza y, si te dejas llevar, te arrastra hacia una oscuridad palpable, pegadiza y casi viscosa que, sorprendentemente, se vuelve casi adictiva.

Ricard Millàs nos facilitó La hamburguesa humana como muestra de lo que la editorial Sven Books puede ofrecer. Esta obra es un conjunto de relatos breves, una verdadera antología de situaciones post-apocalípticas que se han querido categorizar como “Spicy Pulp”. Este género sería el equivalente de combinar novela negra con subgénero zombi y aderezarlo todo con un creciente erotismo narrativo.

Curiosamente el sexo y el deseo, no siempre acompañados, están pocas veces retratados en la narrativa zombi, más preocupada por confabular conspiraciones entre humanos y detallar desastres. La hamburguesa humana o más bien sus personajes tienen como nexo de unión su sentido de supervivencia y un irrefrenable deseo sexual. En varios géneros y estilos narrativos, con narradores omniscientes, personales y directamente apelativos, el lector podrá ponerse en la piel de los distintos protagonistas y sufrir o deleitarse con ellos.

¿Cómo afectaría realmente un apocalipsis zombi a una sociedad movida por los instintos más primarios? Las mujeres son en La hamburguesa humana una mezcla de tímidas vírgenes, ninfómanas psicópatas y románticas no-muertas, mientras que los hombres, menos sorprendentemente, sólo tienen en mente aprovechar cualquier situación para satisfacer sus deseos más íntimos, quiera o no la compañera del acto.

Curiosamente y a pesar de las enormes posibilidades de variación narrativa, algunos episodios son más bien repetitivos, ya que se basan en la aceptación del fin de los tiempos, un proceso que muchos protagonistas deciden pasar cubriendo sus necesidades físicas en un torbellino de pasión irrefrenable, sin sentido y totalmente abocada a una muerte segura.

El resto de situaciones sí demuestran creatividad en planteamiento, ejecución e incluso término, punto más complejo a la hora de abordar una historia zombi en la que un final sin esperanza es la solución más corrida. Entornos variados como bares, gasolineras, apartamentos o la propia ciudad son recorridos por toda clase de protagonistas, no siempre temerosos de los zombis como principal enemigo, dado que “el hombre sigue siendo un lobo para el hombre”.

Además Ricard Millàs acompaña el conjunto de historias breves con una novela corta de varios capítulos de título “Instrumental Quirúrgico” en la que dos jóvenes estudiantes de medicina en Barcelona intentan descubrir un significado neuronal a la existencia de los zombis y la respuesta a muchas dudas aparecidas en otros títulos del género todavía sin resolver como ¿tienen recuerdos los no-muertos?, ¿por qué ingieren carne humana si algunos ni siquiera tienen aparato digestivo? A esta original propuesta se le une cierto homenaje al Frankenstein de Mary Shelley que no pasa desapercibido entre escenas de lujuria, inocencia e investigación médica.

De todas las propuestas de la literatura zombi, nos fijamos en La hamburguesa humana como la más original, pero advertimos, no debe leerse con prisa. El spicy pulp, el zombi-noir o como prefieras denominar a esta obra, no se digiere fácilmente, no es como un zombi que te desgarra torpemente. Al contrario, recomendamos una bebida suave para tomar con tranquilidad, música llena de bajos y graves y mucha calma para saborear, página tras página, lo que este tipo de literatura puede ofrecerte. No hay prisa. El fin siempre llegará, como a sus protagonistas.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here