Compartir

Jesse T. Cook nos ofrece con Monster Brawl una auténtica bizarrada digno del mejor cine de serie B en el que se organiza un torneo de artes marciales entre los monstruos más famosos de la historia.

Como si estuviésemos ante un especial de la WWE, dos presentadores, Dave Foley y Art Hindle, retransmitirán el evento denominado Monster Brawl o Lucha de Monstruos, como si fuéramos unos telespectadores corrientes acostumbrados a este tipo de encuentros.

La lucha de monstruos reúne a dos divisiones, la de las Criaturas y la de los No Muertos, divididos en peso medio y peso pesado. Por las Criaturas tendremos a Cíclope y la Bruja Arpía en peso medio y al Hombre Lobo y el Monstruo del Pantano en el peso pesado. Los No Muertos vienen representados por la Momia y la Mujer Vampiro en el peso medio y el Zombie y Frankenstein en el peso pesado.

Además, los dos vencedores del peso pesado de cada facción se enfrentarán entre sí para decidir quién será el rey de los monstruos.

Como puede adivinarse por el guión, la seriedad no será un factor muy a tener en cuenta en el desarrollo de Monster Brawl que, pese a todo, parece acoger cualquier suceso con la profesional narración de los comentaristas, ya sea el transcurso del combate, la muerte de algún participante o incluso una invasión de zombies.

Sin duda el desarrollo de los combates es el mayor atractivo de esta película, bastante similares a los profesionales. Aunque utilizan algunos poderes especiales, los monstruos ejecutan llaves conocidas en este mundillo, se arrean mamporros a diestro y siniestro, se lanzan desde las cuerdas, asestan golpes bajos e incluso sacan armas prohibidas por el reglamento. Además, a modo del videojuego Mortal Kombat, un narrador lanza frases contundentes ante un ataque mortal o cuando uno de los dos ha vencido del tipo “Asombroso”, “Imparable” con voz de ultratumba.

En cuanto a efectos especiales, la serie B se palpa desde la primera toma, con menos sangre de lo que se podría esperar, aunque amputaciones y explosiones de cuerpos los hay. Esto es Monster Brawl y no se puede esperar ningún límite de estas terribles criaturas.

La narración es más original de lo que aparenta. En lugar de limitarse a mostrar un combate tras otro, un narrador en off nos introduce en el pasado de cada uno de los monstruos a modo de presentación, con muchos factores personales que luego se expondrán en el ring, como el manager de la Bruja Arpía, el padre de Frankenstein o el militar que ha creado al Zombie.

El resultado de Monster Brawl es una divertida producción para ver con amigos y familia entre copas, comida y unas cuantas risas, igual que si se estuviera viendo un combate de verdad y discutiendo sobre qué personaje monstruoso vencerá. La velada será todo un éxito y dejará con ganas de más, mucho más.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here