Compartir
Elysium
Elysium

Neill Blomkamp sorprendió a todos con District 9 por su gran capacidad de mostrar un futuro alternativo con un realismo increíble, sin por ello tener que desbordar la pantalla a base de efectos especiales multimillonarios. En Elysium vuelve a probar la misma fórmula con ligeras diferencias, en este caso los humanos son los que se discriminan entre ellos y la acción tiene un peso mayor en la narración.

Es el año 2154 y los más ricos del planeta viven en una estación espacial denominada Elysium, donde la belleza del paisaje no es el único atractivo. Entre jardines y mansiones se encuentran las codiciadas cápsulas de salud, donde sólo hay que recostarse y en breves segundos todo mal, enfermedad o signo de envejecimiento son eliminados de raíz.

Elysium

El planeta Tierra, por supuesto, está peor parado. Centrada la narración en Los Ángeles vemos una sociedad pobre y clasista, donde los trabajos son miserables y los servicios sociales mínimos. La gente viven hacinada en favelas y la vida humana es menos importante que un puesto de trabajo.

Por supuesto no falta quien intenta dar la vuelta a la situación, considerados terroristas por los elysianos y salvadores por los terrícolas, varios grupos de resistencia intentan hackear el sistema. Entre ellos Max (Matt Damon), un ex ladrón de coches, aterriza casi sin querer intentando salvar su vida a toda costa. Los de Elysium, con sus crisis internas de poder y con Jodie Foster al frente, intentarán recuperar una información valiosísima que se encuentra descargada en el cerebro de Max mediante un transmisor neuronal.

Elysium

Con esta base argumental, Neill Blomkamp propone un film de ciencia ficción a la antigua usanza, con flashbacks que terminan siendo algo cansinos, pero una crítica social bajo el prisma de una sociedad utópica que siempre es interesante para los fans del género.

A Elysium le falta originalidad porque ya existe District 9 y porque, después de todo, ka ciencia ficción clasista siempre ha estado presente. Pocas diferencias argumentales pueden encontrarse con In Time, por ejemplo o Dredd.

Por supuesto son las armas y los combates lo más novedoso que, como siempre, Blomkamp sabe mostrar con un realismo totalmente apabullante. Pese a que la acción es algo limitada, las naves espaciales son creíbles como pocas veces antes y las escopetas tienen un poder devastador y tecnológico alucinante. También están los exotrajes, una verdadera joya armamentística que le da a cualquier humano la fuerza de un droide.

Elysium

En cuanto a interpretación todos los actores están correctos en sus papeles, aunque destaca el desquiciado Kruger (Sharlto Copley), como un loco ex militar de una personalidad digna de estudio. Narrativamente el ritmo es constante y tiene varios clímax como el atentado a la aeronave del multimillonario o la invasión final, que entretienen bastante y ponen la tensión al límite.

En conjunto, una buena película de ciencia ficción, con gran realismo en los efectos especiales pero que, lamentablemente, no aporta demasiadas innovaciones al género a nivel general, aunque tiene detalles que sí son llamativos como las aeronaves y las armas. Sólo por eso, merece la pena el visionado.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here