Compartir

Terminamos nuestro especial de Cómo se hizo el remake de Carrie, con esta tercera parte del reportaje. Esta vez nos centramos en los lugares de grabación como la terrorífica casa y los efectos especiales como la legendaria escena del baile de fin de curso.

Carrie se rodó en Toronto durante el verano de 2012. Igual de importante que cualquier otro personaje de la película es la casa donde vive Carrie con su madre, porque tenía que transmitir un ambiente que evocara aislamiento y severidad. La diseñadora artística Carol Spier se inspiró en la novela de King para crear la casa blanca en la que viven nuestros dos protagonistas.

“Tratamos de tener en cuenta en todo momento al personaje de Margaret, quién es y de dónde viene”, afirma Spier, quien encontró una casa de madera en una calle residencial de Toronto que se acercaba al estilo que la diseñadora buscaba. “Le pusimos un nuevo porche, cambiamos de sitio la puerta de entrada y cambiamos las ventanas y agregamos una claraboya en el techo. Los interiores los construimos en el estudio”.

En cuanto al interior de la casa, nuestro objetivo era que fuera los más simple y puritano posible, un sitio en el cual el temor a Dios de Margaret no se sintiera vulnerado.

Spier explica: “Hicimos molduras muy sencillas, no pusimos embellecedores ni utilizamos líneas curvas. Todo es angular. Pusimos algunas cruces disimuladas en el entorno para que no fueran evidentes, de forma muy sutil. Y los colores muy apagados. No había rojo en ningún sitio. Se evitó el rojo porque Margaret piensa que es el color del pecado”.

Carol Spier se inspiró en la novela de King para crear la casa blanca en la que viven nuestros dos protagonistas

Spier trabajó mano a mano con el equipo de efectos especiales, que necesitaba que la casa pudiera desplomarse con facilidad cuando Carrie se pone en modo castigo divino en el tercer acto.

“Teníamos que ver la casa en diferentes estados”, continúa Spier. “Teníamos que construir todo para que luego se desmoronara. Una parte se hizo con la construcción y luego el equipo de efectos visuales hizo el resto”.

En cuanto a la destrucción de la casa, que además conlleva piedras cayendo desde el cielo, el supervisor de efectos visuales Dennis Berardi –después de una cuidadosa investigación, realizar storyboards y previsualizar la secuencia- se decidió por una destrucción total digital en lugar de destruir las maquetas a escala.

“Escaneé la casa con infrarrojos y utilicé más de 6.500 fotografías para la medición”, comenta Berardi. “Lo primero que rodamos fue la destrucción de la casa, cosa que es bastante poco habitual en el cine. Pero fue genial porque era una secuencia de tal complejidad que necesitaba tiempo para hacerla”.

En los demás sitios, como por ejemplo en la sangrienta telequinesis de Carrie en la secuencia de destrucción de la noche del baile, Berardi optó por un paquete de efectos híbridos que incluía trucos de cámara de la vieja escuela, dobles y efectos digitales.

“Hicimos una impresión inversa, muchos efectos físicos pero también tratamos de utilizar la estética moderna de las películas de acción y efectos cinematográficos”, cuenta. “Queríamos hacerlo de tal forma que pudiéramos utilizar efectos digitales sin obstaculizar la narrativa”.

Para la secuencia de la noche del baile de fin de curso, por ejemplo, los actores fueron escaneados digitalmente para que pudieran ser replicados durante el clímax de destrucción con dobles digitales. Para escenas en las que Carrie utiliza telequinesis -o “poder TQ”- con Margaret, el equipo utilizó una combinación de cables y grúas y rodó poses separadas para lograr un escalofriante efecto fotográfico: “Tomó mucho trabajo encontrar el equilibrio justo de efectos digitales para que no resultaran excesivos”.

Con Carrie, el reparto y los realizadores vieron la oportunidad de ofrecer una nueva y poderosa reinterpretación de la legendaria historia de Stephen King, una impregnada de nuestra fascinación con las cosas que no encajan y que esconden un cierto misterio, y con poderes peligrosos que provocan el caos cuando se desatan. Porque todas las cosas que ocurren en el terrorífico tercer acto, provienen de emociones y sentimientos que todos podemos entender.

Moretz subraya: “Sin duda tiene un aspecto terrorífico. Ver que todo lo que sucede y que las cosas que pasan dentro de la mente del personaje te afectan, eso es lo que lo convierte en algo espeluznante”.

“Tomó mucho trabajo encontrar el equilibrio justo de efectos digitales para que no resultaran excesivos”

Como todo terror memorable, Carrie construye a una protagonista memorable.

“Creo que Carrie White es un personaje extraordinario”, asegura Peirce. “Creo que es salvajemente apasionante, que es alucinante. No veo la hora de presentarla a ella y a la interpretación de Chloë a un nuevo público. Creo que nuestra película es salvajemente entretenida y significativa, y creo que os conducirá a vivir una gran experiencia…” especialmente una vez que la sangre empiece a salpicar.

Imágenes: Carrie en Facebook

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here