Compartir

Como toda historia memorable de terror, los personajes de Carrie son tridimensionales. Esto significó que con la elección del reparto para Carrie los realizadores tuvieron la oportunidad de equilibrar los elementos sobrenaturales de la película con interpretaciones enraizadas en la humanidad de los personajes. Cuando llegó el momento de elegir a la protagonista que da título a la película -una de las adolescentes más turbulentas en la historia de la cultura popular- esta decisión fue particularmente crucial; por eso todo el mundo estuvo entusiasmado con la idea de que la talentosa actriz Chloë Grace Moretz diera vida a la creación de King. Los realizadores ya admiraban las cualidades de Moretz y le ofrecieron el papel gracias a las pruebas que realizó y a su impresionante trayectoria como actriz.

“Chloë está muy por delante de su tiempo y Carrie está muy por detrás del suyo, por lo que el nexo entre esas dos realidades dio por resultado una Carrie absolutamente única”, asegura el productor Misher.

Y además, a diferencia de Sissy Spacek, que contaba con veintitantos años cuando asumió el papel, Moretz es una adolescente, lo que le ha permitido identificarse inmediatamente con el mundo que maneja Carrie.

“Pasé por muchas cosas diferentes”, explica la actriz. “De hecho lo estoy viviendo y lo recuerdo todo, y estoy aquí retratándola, por lo que para mí fue algo muy cercano. Esa es la razón por la que fue tan maravilloso hacerlo. El papel me atrajo enormemente”.

“Chloë está muy por delante de su tiempo y Carrie está muy por detrás del suyo”

Elegir a una adolescente que encajara con el papel también tuvo que ver con el instinto de dar un toque actual a la película; el público de hoy probablemente no aceptaría a una Carrie que en la vida real tuviera 26 años o más.

Kimberly Peirce asegura que no podía haber nada más útil que el hecho de que Moretz hubiese pasado por experiencias similares a las de Carrie.

“Cuando hablé con Chloë, un chico acababa de pedirle que fuera con él al baile de fin de curso, literalmente al mismo tiempo que estábamos rodando la película”, ejemplifica Peirce.

“Chloe, una joven actriz con gran seguridad en sí misma y éxito, con una familia cariñosa, sin duda está muy lejos de nuestro personaje Carrie White, una chica desfavorecida de la que se burlan en el colegio y es reprimida en su hogar. Trabajamos para ayudar a que Chloë entendiera y se imbuyera de las facetas más difíciles de la vida. Tuvimos suerte de que Chloë comenzara a pasar por muchas de las experiencias que atraviesa Carrie. Esa inocencia y dulzura juvenil y el principio de su rebelión adolescente, es la columna vertebral del personaje de Carrie. Estoy muy orgullosa de la transformación de Chloë. Veréis cómo Chloë crece en la pantalla frente a vuestros ojos.”

Moretz es una gran fan de la novela de King a la que califica de “bellamente escrita”, por eso era imperativo para ella que fuera lo más emocional posible.

“Probablemente sea el personaje más vulnerable que haya visto como actriz”, expresa Moretz. “Por eso en alguna medida, fue terrorífico dejar que todo eso saliera, pero al mismo tiempo fue una especie de despertar para mí porque nunca antes había tenido la oportunidad de mostrar ese grado sentimientos personales en la pantalla”.

Cuando dieron el papel a Chloë, un chico acababa de pedirle ir al baile de fin de curso

Peirce no tiene más que elogios hacia la ética de trabajo de la joven protagonista: “¡Chloë es fantástica! No solo es una verdadera profesional que conoce su trabajo, es una gran trabajadora. Chloë tenía mucho trabajo que hacer en el ‘cable’ [un arnés del que se cuelga al actor para elevarlo sobre el suelo] cuando levitaba. En general, un actor suspendido del cable puede permanecer en personaje la mitad del tiempo que en situaciones normales porque es físicamente extenuante, pero Chloë estuvo allí arriba, suspendida del arnés y actuó a la perfección”. Y agrega: “Otra cosa de Chloë es que la cámara la adora. De ella emana un gran carisma y energía que se traslada a la pantalla. Y conoce los objetivos de la cámara así que sabe dónde mirar, y sabe cómo contenerse porque sabe lo que la cámara ve. Cuando le doy una directriz a Chloë, sabe lo que quiero y lo hace a la perfección, toma tras toma”.

En lo que respecta al personaje de Margaret, la ultrareligiosa y controladora madre de Carrie White, la elegida para dar vida al papel que originalmente interpretara Piper Laurie -nominada al Oscar® por su trabajo- fue la también nominada al Oscar® Julianne Moore.

Peirce asegura: “Contar con Julianne para Margaret fue un sueño hecho realidad. Es una brillante actriz de teatro y de cine, con una inteligencia, sensualidad y gracia extraordinarias, tanto a nivel profesional como personal. Le aportó profundidad a toda la película, haciéndola más divertida, emocional y poderosa”.

Además, agrega Peirce: “Cuando Julianne llegó al rodaje un par de semanas después de comenzada la producción, actuó como un disparador que ayudó a que Chloë alcanzara una profunda madurez.

Julianne es una actriz brillante, una profesional consumada y una de las actrices más generosas con las que he trabajado. También es una gran madre de sus hijos. Aportó todas esas cualidades a su relación con Chloë; realmente conectaron y se convirtieron en una unidad madre-hija. Puedes sentir esa conexión en cada una de sus escenas: la emoción, la intensidad, el amor y la necesidad que la una siente por la otra. La relación que tienen, en el amor y el duelo en el que se debaten conforman el alma y el corazón de la película. Es lo que hace que la película avance de una escena a otra hasta llegar al clímax”.

Moretz afirma que trabajar con Moore fue: “Una de las experiencias más alucinantes que he tenido como actriz. Si pudiera trabajaría con ella en todas las películas que hiciera el resto de mi vida, de verdad. Aportó tanto a este proyecto, e hizo que nuestros personajes fueran aún más evolucionados. Lo que Julianne mostró, porque Julianne es madre, es que Margaret jamás trataría de herir a su hija. Margaret trata de ser la mejor madre pero no sabe cómo se hace porque está aterrorizada con lo que le pueda pasar a su hija. La quiere mantener en casa, en el armario, mantenerla a salvo, y que siga siendo su niña”.

Moore, una devota fan de la novela de King y de la película de De Palma, atribuye a Peirce y su enfoque del material como factor clave para su participación e interés en el proyecto.

“Es una película icónica y una historia fantástica, por eso es inevitable abordarla con una cierta turbación, pero creo que Kim Peirce es una directora maravillosa y su enfoque de la historia tiene un gran punto de vista”, opina Moore. “En muchas cosas Kim volvió al libro como referencia. Sin duda tienes que hacer tu propia versión y no simplemente una repetición de la película anterior”.

Si bien la historia de la adolescente es la misma, apunta Moore: “Las cosas han cambiado mucho en la forma en que los jóvenes se comunican, por eso pienso que las redes sociales eran un elemento muy convincente para actualizarlo. También me encantó que se agregara al guión el siniestro y sorprendente pasado de Margaret que se menciona en el libro”.

A pesar de que Moore ha retratado muchos complejos personajes en su ilustre carrera, la versátil actriz jamás había encarado un papel como este.

“Margaret es una mujer destrozada, y francamente, fue muy triste interpretarla”, agrega Moore riendo. “En lo más profundo, Carrie habla de la rebelión adolescente; y en la relación entre Carrie y su madre esto se presenta de forma extrema, pero en cierta medida todo el mundo crece y se aleja de la persona que era en su niñez. Carrie se encuentra en ese momento en el que quiere avanzar y reclamar su adolescencia pero tiene una madre que obstruye su camino. Y además de todo eso, tiene que enfrentarse a su desaventajada posición en la jerarquía social del instituto y lidiar con ello”.

Julianne Moore: “Me encantó que se agregara al guión el siniestro y sorprendente pasado de Margaret”

A Moore le impresionó la habilidad de su hija en la pantalla para canalizar los altibajos de la adolescencia en su interpretación.

“Tiene tanto talento, trabaja tan duro y está siempre tan presente”, asegura Moore, “y lleva una gran parte de quién es y de su habilidad a su papel. Creo que una de las cosas más bonitas es que ella es en realidad una adolescente así que estoy trabajando con alguien que se encuentra en el medio de todo eso y eso es bastante poco habitual”.

Para dar vida a los compañeros de instituto de Carrie, los sospechosamente agradables (Sue y Tommy) y los abiertamente hostiles (Chris y Billy), el reparto tenía que ser potente y distintivo, especialmente con talentos como Moretz y Moore como protagonistas.

Para el papel de la arrepentida Sue Snell, Peirce explica: “Necesitábamos una joven carismática y espectacular que pudiese dejarse llevar y ser ‘mala’ y luego fuera convincente en su arrepentimiento y necesidad de dar cuenta de sus acciones”.

El nuevo talento británico Gabriella Wilde, mejor conocida por Los tres mosqueteros en 3D (The Three Musketeers), encajó en el papel. Wilde dice que el camino de Sue es gigantesco.

“Es la típica chica super popular que lo tiene todo, pero que al mismo tiempo es agradable”, describe Wilde. “No es una de esas jóvenes populares malvadas y aunque es parte de ese grupo, al final adquiere mucha más conciencia de lo que le rodea. Sufre un gran cambio”.

En lo que se refiere a elegir a la actriz para interpretar el intrincado papel de la abusiva líder de la pandilla Chris Hargensen, Peirce hizo pruebas a multitud de jóvenes actrices en búsqueda de la combinación justa de maldad y atractivo. Cuando Portia Doubleday apareció, supieron que habían encontrado a su Chris.

Peirce cuenta: “Portia fue espectacular porque fue feroz, desenvuelta, segura, inteligente, sexy y ¡descarada! Tuvo la capacidad de transmitir la oscura certeza moral de Chris con una facilidad terrorífica”.

A Doubleday le encantó interpretar a Chris, el verdugo de Carrie que pone en marcha los eventos que conducirán a la explosión de la maldición que se esparcirá sobre los inconscientes asistentes al baile de fin de curso

Encontrar a Tommy – el guapo de buen corazón que, a petición de su novia Sue, se convierte en el sorprendente acompañante de Carrie al baile de fin de curso- se convirtió en una verdadera aventura. Después de hacer pruebas a muchos actores, a la directora le costaba encontrar al chico adecuado de la edad apropiada.

“A pesar de que los actores son capaces de interpretar una amplia variedad de edades y no me gusta limitarlo, hay algo que tiene la juventud, especialmente en los menores de veinte años, que no puede ser imitada”, explica Peirce. “Entonces Avy Kaufman nos trajo de Nueva York a un actor completamente desconocido, Ansel Elgort. Es guapo, encantador, tierno y tiene 18 años. Y eso era innegable”.

Elgort no defraudó. Al actor le encantó lo multidimensional que era Tommy en la historia.

La pieza final del reparto que completó el rompecabezas fue la elección por parte de los realizadores del actor Alex Russell para el papel de Billy.

“Es atractivo, robusto, real, tiene corazón y puede transmitir oscuridad”, explica Peirce. “Esa oscuridad era una característica fundamental para equilibrar la luz de Tommy y estos actores se complementaron a las mil maravillas”.

Russell asegura que el desafío con Billy era hacer que el público tuviese ganas de verlo aunque hiciera cosas malas. “Es muy carismático, encantador, apasionado y es una animal”, dice Russell. “Eso es lo que me fascina de él”.

La versátil actriz de personajes Judy Greer completa el reparto clave interpretando a la empática profesora Desjardin, quien se toma un interés personal en mantener a Carrie a salvo de los abusos y de mantener a raya a los agresores de la joven.

Peirce afirma: “Judy es una de mis actrices favoritas de todos los tiempos y he sido admiradora suya por mucho tiempo. Es muy inteligente, creíble y muy divertida. Juntas trabajamos para hacer que el personaje de Desjardin pasara de alguien que simplemente cumple su horario a alguien que ve algo que le afecta profundamente y como resultado decide plantarse y hacer lo correcto. El sentido del humor de Judy nos permitió profundizar en su personaje y disfrutar al ver cómo trataba de ayudar a Carrie y a las otras chicas”. 

Continuará…

Fuente imágenes: Carrie en Facebook

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here