Compartir

La saga de Resident Evil está convirtiéndose en una de esas franquicias que pueden valorarse mejor si se ve de seguido, una película tras otra en forma de maratón, como algo muy grande cinematográficamente hablando, pero cuyas partes por separado entretienen, aunque no destacan por sí solas.

Resident Evil Retribution (aka Resident Evil Venganza) tiene varios ases en la manga, pero es en suma una mala mano. Sus principales comodines son la debilidad de la protagonista, que ya no tiene superpoderes, el regreso mediante clones y recuperaciones milagrosas de algunos de los personajes más ilustres de la saga y unos monstruos colosales que, sorprendentemente, casan bien con el guión.

En la parte negativa está la propia debilidad comentada de Milla Jovovich como una Alice completamente humana, que le resta credibilidad en sus movimientos además de hacerla menos espectacular. Es decir, que es demasiado increíble para hacer las piruetas y dar los golpes que presenciamos, pero está a su vez demasiado limitada físicamente en comparación con las entregas anteriores.

Por otra parte, la historia es floja. Narrativamente es incluso prescindible. En esta 5ª entrega, Alice es capturada y un equipo de rescate acude para ayudarle a escapar. Con el fin de hacer más atractivo el guión, la protagonista estará retenida en un complejo bajo el hielo en el que Umbrella realiza pruebas de sus virus en zonas fielmente construidas como réplicas de las principales ciudades del mundo como Moscú, Tokyo y Nueva York.

Lo que podría haberse convertido en todo un efecto artístico de combates, tiroteos y efectos especiales de infarto, se vuelve un anodino paseo por el parque, en el que sabemos que nada pasará a Alice, incluso pese a que nos muestra que está herida. ¿Por qué descubre sangre en su lateral si luego no le afecta en absoluto para la lucha ni es recordado en la historia? ¿Se cura sola?

Resident Evil Retribution, como toda película de Resident Evil, se puede medir por dos factores, la acción y el miedo. Como film de acción es pasable, tiene algunas escenas intensas, si bien Paul WS Anderson abusa descaradamente de la cámara lenta, señal inequívoca de que la esencia de las peleas es más bien frágil, apoyada en unos efectos especiales que a veces funcionan y en otras ocasiones defraudan.

En el terreno de terror sorprende con una escena en la zona de los Suburbios donde una Milla Jovovich ama de casa intenta proteger a su hija pequeña de los zombies, que invaden todas las casas de la barriada, en un efecto nostálgico de recordatorio al Amanecer de los Muertos, aunque ni de lejos llegando a su nivel.

Resident Evil Retribution se presenta como una digna continuación de la saga que, por supuesto, queda inconclusa en vista a la siguiente entrega, pero que es bastante olvidable por su poca aportación tanto a la historia general como a la cinematografía. Entretiene, pero justita.

Valoración: 6,5/10

Lo mejor: La parte de terror es notable y algunas escenas de acción realmente sobresalen por encima de la competencia.

Lo peor: La mayor parte de efectos especiales es floja y las escenas de acción cada vez son más difíciles de creer, incluso asumiendo que es todo una fantasía del séptimo arte.

Fuente imágenes: Página de fans de Resident Evil Retribution en Facebook

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here