Compartir

Era el año 2010 cuando surgió un remake de la película piraña. En esta ocasión la serie B más profesional, efectos especiales increíbles y mucha carne de jovencitas principalmente, era vendido en conjunto sin ningún miramiento por la moral ni la censura. Se convirtió de inmediato en una película de culto en el género fantástico gracias a todos sus componentes (actores, cuerpos de actrices y peces preshistóricos).

La esperada secuela ha tardado más de la cuenta en conseguir distribución y no nos extraña tras su visionado, dado que el enfoque ha cambiado considerablemente. Para empezar, no es una película que vaya a superar la censura de ningún país. El cuerpo femenino se muestra en todo su esplendor y el masculino no se queda, ni de lejos, corto.

Por otro lado, la calidad narrativa y de actuación en esta segunda parte es más propia de un film de parodia tipo Agárralo como puedas o Scary Movie aunque, eso sí, cuenta con unos más que correctos efectos especiales.

En Piranha 3DD lo acontecido en la primera parte ha sido conocido en el mundo entero. La zona ha sido radiada y ahora es un páramo inhabitable. Sin embargo, las pirañas han sobrevivido por túneles marinos subterráneos.

Un ambicioso propietario de un parque acuático decide utilizar agua de estos túneles para ahorrarse una gran cantidad de dinero en el mantenimiento de su esperado espectáculo, una piscina y juegos acuáticos sólo para adultos, con cientos de personas bailando y bebiendo al ritmo de la música y de las olas, sin más ropa que unas gafas de sol.

La hijastra y sus amigos de mantenimiento descubren que un grupo de pirañas podría colarse en la zona e intentan evitar un caos que, por supuesto, no tardará en llegar.

Como fichajes estelares, la película cuenta con Ving Rhames, totalmente abatido por lo sucedido en la primera parte y que conseguirá superar a base de balazos contra pirañas como terapia de choque. Además aparece de estrella invitada David Hasselhoff haciendo de sí mismo y parodiando su papel de socorrista con una gran autocrítica.

Como comentábamos, la narración es pésima e incoherente, con escenas no sólo confusas e irreales, sino totalmente fuera de lugar e incluso contradictorias. Un chico que no sabe nadar, tras un intento frustrado se lanza con una piedra atada a la cintura y consigue salvar vidas y escapar del agua. Una joven está más de 10 minutos bajo el agua asediada por pirañas. Un joven tiene relaciones con una amiga a la que le sale una pirañita por sus partes íntimas y éste termina cortándose el… bueno, mejor esta escena la disfrutáis en persona, dado que es una de las mejores de la película.

De hecho los ataques de piraña siguen siendo lo mejor de la franquicia, aunque con especial énfasis en lo que respecta a las primeras víctimas, dado que el ataque en grupo está mal montado, con efectos musicales y escenas a cámara lenta bastante pésimas (excepto las que enfocan atributos femeninos en plena carrera) y no tienen el nivel de tensión que demostraba la primera.

Una nota positiva se la lleva el apartado de tomas falsas, de casi media hora de duración, bastante creíble y muy divertido. Por lo que cuando lleguen los créditos, paciencia que la cosa va para largo.

Valoración: 6/10

Lo mejor: El toque picante sube de tono casi hasta el erotismo, las pirañas continúan siendo impresionantes en pantalla.

Lo peor: Ritmo narrativo y guión de un nivel ínfimo, actuaciones forzadas y montajes sin sentido convierten a este film en una aburrida forma de pasar el rato.

Fuente imágenes: Piranha 3DD en Facebook

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here