Compartir
15 años y un día – Crítica

Es curioso cómo tres últimos estrenos de cine español han sido tan similares entre sí. Nos invitaron a un pase de prensa especial para El hombre de las mariposas, una cruda historia de una niña que es enviada a un familiar lejano de origen ruso que está exiliado en Valencia. En el reciente estreno de Hijo de Caín, un joven presentaba problemas de conducta que debían ser estudiados urgentemente ante la preocupación de los padres. Con argumentos similares, hemos asistido al preestreno de 15 años y un día. Sólo ella nos ha sacado una sonrisa (varias en realidad).

15 años y un día – Crítica

15 años y un día nos habla de John (Arón Piper), un chico problemático, pero de buen corazón que, tras ser expulsado por tres meses y algún que otro conflicto casero empujan a su madre Margo (Maribel Verdú) a enviarlo con su estricto padre Max (Tito Valverde) a la costa de Levante.

Como decimos, es una nueva forma de ver una historia similar, pero esta vez Gracia Querejeta ha plasmado más realidad con su narración. Y es que la vida es dura, difícil y complicada, pero no por ello carece de sentido del humor, del sentimiento de amar o de ingeniosas conversaciones.

15 años y un día – Crítica

El film tiene dos grandes bazas. El guión, más el hablado que el narrativo, es de muy alto nivel. Irónico y mordaz a la vez que real e intenso. Por otra parte, la historia se centra en la visión de John, a punto de cumplir 15 años, que está descubriendo los placeres del mundo adulto en cuestión de fiestas y mujeres, pero que innegablemente tendrá que aprender el lado responsable, las consecuencias de cada acto.

Los personajes caen en su totalidad simpáticos. El papel que representan así lo permite. Están algo deshumanizados con tanta ternura, pero no por ello falsos. Sin embargo, a pesar del poder comercial que tienen en taquilla Verdú y Valverde, lo cierto es que se ven en unos papeles algo pequeños para su potencial. Tanto es así que la película no consigue a veces contener el gran brillo profesional que desprenden y se antoja una película demasiado humilde para protagonistas que quieren dar más de sí. Lo que sin duda nos deja reflejo de la propia limitación sobre el papel que tienen los personajes de Margo y Max, principalmente.

15 años y un día – Crítica

No empaña sobremanera este efecto en el conjunto de la película, puesto que el protagonista indiscutible es John y la relación con sus amigos, que están a buen nivel también pese a la juventud que presentan.

El estilo de 15 años y un día nos deja confusos a veces. Pasa del drama al thriller con cierto equilibrio, pero la comedia realística, no esa que te hace reír a carcajadas, sino la que te permite sonreír negando con la cabeza, envuelve el conjunto.

En definitiva un drama familiar tan realista como feliz. Una extraordinaria forma de acercar una historia difícil a espectadores hartos de tanto sufrimiento.

Valoración: 6,5/10

Lo mejor: Los diálogos están por encima de la media y el mensaje optimista de la película la hace simpática.

Lo peor: Los personajes están algo limitados, lo que les impide una mayor evolución en el transcurso del film.

Alternativas: Como film simpático nos quedamos con la norteamericana El secreto de los McCann (2003), donde un niño es enviado con sus tíos jubilados a pasar el verano en su granja.

Gracias a ABC Park Valencia por hacer posible esta crítica.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here