Compartir
La ciudad de la bruma  - Reseña

La novela de misterio “La ciudad de la bruma”, escrita por el autor español Daniel Hernández Chambers, nos ha ofrecido una grata experiencia y una inesperada narración.

La satisfacción de leer “La ciudad de la bruma” es debido a que lo que puedes buscar en una novela de misterio, aún con este título enfocado más a una literatura juvenil, es, precisamente, misterio. La novela cumple su propósito con nota. Si es misterio lo que buscas, lo ofrece en grandes dosis, a un alto nivel, sobre todo en los tramos finales de la historia, donde algunos pasajes realmente enganchan irremediablemente.

La inesperada narración que mencionamos es porque nos ha parecido una historia dura, realística y más violenta de lo que creíamos que podría ofrecer Daniel en una aventura protagonizada por cuatro adolescentes. Confirmamos que es para todo tipo de público medianamente adulto, pero la crudeza con que se detallan ciertos aspectos de la sociedad, aún siendo real y factible, es inesperada en un episodio de por sí ficticio.

William Ravenscroft es un joven heredero de una gran compañía londinense, con su padre recién fallecido en un incendio y su más allegada sirviente también muerta por enfermedad. La mujer, que le había tratado como solo una madre lo habría hecho, le pide en su lecho de muerte que busque a Elizabeth, su hija desaparecida hace muchos años.

Lo que es la búsqueda de una persona, se convierte en una aventura donde William conocerá no sólo las terribles condiciones en las que vive la clase pobre de Londres, sino también a nuevos e imprevistos amigos, que le acompañarán hasta las últimas consecuencias, aunque sea para enfrentarse al mismísimo Jack el Destripador.

La narración, como os comentamos, es muy dura en descripciones, pero realmente adictiva en acción. El joven William presenta una faceta muy humana y evoluciona conforme los capítulos suceden.

Lamentablemente, la buena disposición de los enigmas y situaciones de conflicto son algo desfavorecidos por una solución precipitada y demasiado rápida en la mayoría de ocasiones. El escritor presenta historias con una precisión impecable pero, lejos de desarrollar en muchas más páginas cada caso, prefiere resolver de un plumazo las crisis, a veces incluso con demasiada influencia en el destino de los personajes, restando con ello credibilidad a la narración.

En conjunto, “La ciudad de la bruma” es una novela de misterios notable. Nadie que se interese por ella saldrá defraudado, sin embargo, se le podría exigir al autor mayor desarrollo narrativo en las excelentes situaciones de tensión que expone. Con todo, nos quedamos con una experiencia satisfactoria y la sensación de haber sido trasladados, realmente, al temible Londres donde actuaba el peligroso Jack.

Lo mejor: Los niveles de misterio son estupendos, enganchan al lector en todas las situaciones y sin excepción.

Lo peor: La resolución de conflictos podría haberse extendido más y así el realismo de las situaciones habría permanecido intocable.

Sobre el autor:

Daniel Hernández Chambers publicó su primera novela, La ciudad gris (finalista del Gran Angular), en 2006, y desde entonces ha continuado escribiendo y publicando sin parar. Muchas de sus obras son utilizadas habitualmente en colegios e institutos de enseñanza secundaria como lecturas recomendadas.

Nació en Santa Cruz de Tenerife y vive en Alicante, junto a su mujer y sus dos hijos, Martin y Nicolás.


Agradecimientos: Gracias a Versátil Ediciones por facilitarnos la novela con la que poder hacer la reseña.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here