Compartir
Mamá - Crítica

Desde hace algún tiempo, en casi toda película de terror que se precie es necesaria la existencia de algún niño como elemento aterrador. Esas adorables criaturitas que normalmente hacen usar babero a padres, abuelos, tíos y amigos se convierten, de buenas a primeras, en aquello que más miedo puede dar sólo con encontrártelo quieto, de pie, en medio de un pasillo mal iluminado. Personalmente el niño que más mal rollo me da es Damian, en la versión de “La profecía” de 1976, con un gran Gregory Peck enfrentándose al mismísimo demonio.

Mamá - Crítica

En “Mamá” tenemos el elemento infantil aterrador por partida doble: unas hermanitas que han estado viviendo solas durante cinco años en un bosque son encontradas, y enviadas a vivir con su tío y la novia de éste. Y cuando están instaladas parece que alguien más se ha instalado con ellas, aunque nadie alcance a saber quién es.

“Mamá” quiere transmitir terror, pero no se limita al típico susto que provoca el sobresalto de toda la fila del cine. De una manera inteligente hace que el miedo surja de dentro, esa sensación que nace en la base de la columna vertebral, recorriéndote por dentro y haciendo surgir un escalofrío que te estremece el cuerpo. Al contrario de lo que ocurre con el típico susto, enfocado desde cerca para ser más efectivo, las escenas que consiguen asustar en “Mamá” lo hacen desde una mirada alejada, tranquila, para que el efecto del terror sea aún mayor en cuanto a su intensidad y se prolongue más en el tiempo, dejándote sin parpadear durante unos cuantos segundos.

Mamá - Crítica

Guillermo del Toro presenta esta producción hispano-canadiense, y aporta el romanticismo gótico presente en alguna de sus obras (“El laberinto del fauno”), dando su “toque” al elemento fantástico de la película. Mientras, Jessica Chastain muestra su perfil camaleónico, destacando su interpretación muy por encima del resto, demostrándonos el porqué de su nominación a los Oscar (para mí la máxima favorita a llevárselo este año) por “Zero Dark Thirty”, y ayudando a Nikolai Coster-Waldau (Jaime Lannister en “Juego de Tronos”) a salir del atolladero que supone trabajar en una película de este tipo.

Mamá - Crítica

Pero algo falla en el conjunto, porque en definitiva, todo lo que nos trae “Mamá” nos recuerda a algo que ya hemos visto: los mismos ingredientes con distintas especias para terminar siendo el plato del menú, evocador recuerdo de algo que pudo haber sido y se esfumó como la niebla para dejarnos el mismo sabor de siempre en el paladar. En definitiva se trata de la misma historia que nos cuenta “El alucinante mundo de Norman”, pero esta vez dirigida a un público adulto. La misma historia la he visto en menos de un año en al menos cuatro películas, aunque para su descargo, el final de “Mamá” es el más redondo de todas ellas…

Valoración: 5,5/10

Lo mejor: Las niñas; el final, coherente con lo que cuenta la historia desde el principio.

Lo peor: Que se trate de una peli de terror que se parezca a todo el cine de género que se hace actualmente; que a alguien le puede dar por hacer una segunda parte.

Alternativas: “La posesión, el origen del mal”; “El alucinante mundo de Norman”, “La sombra de los otros”

Manuel Millán
http://esanolahevisto.blogspot.com.es/

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here