Compartir
Dredd

En el futuro, las ciudades son hormigueros de gente que vive entre las ruinas de una civilización ya destrozada, sobreviviendo día a día entre tiroteos, robos y demás crímenes. Sólo el Departamento de Justicia pone algo de orden entre tanto caos. Los Jueces son dispositivos de la Ley con capacidad para juzgar, actuar y sentenciar de acuerdo con lo establecido legalmente.

El juez más duro que se ha conocido jamás es Dredd, un agente policial que no admite ninguna concesión a los criminales, ni por delitos muy pequeños ni por muy grandes que sean sus tentáculos entre el poder imperante. Dredd es juez y verdugo al mismo tiempo.

Dredd

En la época actual una droga está causando furor, el Slow-Mo, que administrado en el individuo ralentiza la capacidad del cerebro de asimilar las cosas al 1%, haciendo que todo alrededor transcurra con una lentitud pasmosa. La fabricante y distribuidora de esta nueva droga es Ma-Ma, una prostituta reconvertida cuya marca es la violencia.

Dredd y la novata Andreson acuden al megaedificio donde vive Ma-Ma para investigar el asesinato de tres inquilinos, pero al detener a un testigo clave, Ma-Ma cierra el edificio y lanza a todos sus secuaces contra los jueces.

Este es el argumento básico de Dredd, la revisión del clásico de acción y ciencia ficción que protagonizó Sylvester Stallone en 1995. Y que a su vez es una adaptación de un cómic con miles de fans. Esta vez Pete Travis dirige la orquesta audiovisual que podemos admirar en esta película.

Dredd

Argumentalmente la película no ofrece mucho más, pero tampoco lo necesita. Exigir un mayor nivel en una película en la que la adrenalina y los tiroteos son los máximos exponentes en un “pequeño” espacio de un edificio de 200 pisos sería pedir demasiado.

No obstante, nos viene a la mente la muy parecida The Raid (Redada Asesina) y nos decantamos por la producción estadounidense, sobre todo por lo que respecta a calidad de imagen y efectos especiales, además de una maravillosa coreografía en cuanto a balística, de la que carece la tailandesa.

Los personajes, estereotipados y sin sorpresas, se ciñen de todas formas muy bien a su papel, que tan sólo permite algunas condolencias a la joven Anderson (Olivia Thirlby), mutante psíquica además de juez, que tiene capacidad para demostrar lo que vale en ciertas escenas de juego mental. Karl Urban tiene mucho mérito como Juez, más aún si comprobamos que no se quita el casco en toda la película, como otros actores disfrazados sí han podido disfrutar, al menos para ser reconocidos por los espectadores. En Dredd el papel del Juez está muy bien interpretado, no sólo por sus habilidades armamentísticas, sino por movimientos, poses, diálogos y caracterización del personaje, excelentemente retratado con sus lógicas limitaciones.

Dredd

Los enemigos flojean un tanto por poca variedad y falta de originalidad. Los grandes capos de la banda no destilan personalidad propia y Ma-Ma (Lena Headley) es un rival tirando a débil, al que no se le hace un justo enfrentamiento final, aunque sí muy realista si lo admitimos en la trama en conjunto.

¿Cómo se debe disfrutar Dredd?
Pues en lo que respecta a visualización, lo mejor es optar por el 3D o, en su defecto, por la mejor versión HD posible. Las secuencias de Slow-Mo de estilo quemado son alucinantes. Pero también el entorno futurista de prácticamente todos los elementos de la película está muy en la línea de films como Desafío Total y Blade Runner.

Dredd

No obstante, también hay que cumplir con un perfil de espectador concreto. Si te va la ciencia ficción y la adrenalina, está bastante asegurado el disfrute de la película. Pero si ver 3 adaptaciones de mini-guns en formato gigante disparando a la vez y destrozando literalmente paredes y cuerpos humanos de un edificio de 200 plantas en la mejor adaptación tecnológica de la legendaria secuencia de Predator, entonces Dredd es un título imprescindible.

Valoración: 7,5/10

Lo mejor: El entorno, la calidad visual del film y el ritmo de acción, que no decae en ningún momento.

Lo peor: La interpretación de algunos personajes, sobre todo los villanos, es pobre y falta de originalidad. La trama llega hasta donde llega, no se le puede pedir más.

Alternativas: The Raid es la mencionada película que más se parece, pero es muy recomendable una revisión a la adaptación de Dredd por Stallone.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here