Compartir
Blade Runner

La ópera de ciencia ficción Blade Runner de Ridley Scott sigue siendo hoy día un objeto de fascinación entre los espectadores, así como una obra de culto por tamaño film en 1982. Todo en ella conforma su propio Universo: personajes, entorno, sociedad, cultura, vestuario, maquillaje, guión.

La adaptación de la novela mítica de Philip K. Dick a la gran pantalla era un auténtico reto por la complejidad narrativa y filosófica que el escritor aplicó al libro de título más raro que se ha visto nunca (¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?). Con bastante libertado, eso sí, pero no deja de ser una gran adaptación del complejo mundo de replicantes, androides con una semejanza extrema con los seres humanos, hasta el punto de que se les ha limitado a 4 años de vida para que no sean tan idénticos a nosotros.

Blade Runner

4 replicantes han escapado de un planeta en el que vivían en condiciones terribles. Se han colado en lo que queda de la Tierra tras la Guerra Mundial Terminal, cuya radiación nuclear han arrastrado al mundo a una semi eterna noche lluviosa, con radiación en todos lados, personas sin futuro ni sueños y una economía dominada por los imperios estadounidenses y asiáticos.

Los animales prácticamente han desaparecido por la radiación, así que se utilizan seres creados genéticamente. Pero mientras a estos “casi” animales se les deja vivir, a los replicantes se les debe eliminar o, según el argot oficial, “retirar”, pues son máquinas.

Blade Runner

Rick Deckard es un caza replicantes ya retirado, pero tendrá que ponerse manos a la obra de nuevo para terminar con estos replicantes que acaban de llegar desde otro planeta.

En la película observaremos de forma asombrosa la plasmación de este mundo en el que hay una gran influencia de la cultura asiática, así como un gran estilo cyberpunk tanto en comportamiento como en vestuario de muchos personajes. La protagonista, una replicante que desconocía su condición, viste de forma estrafalaria, pomposa. Otra replicante viste en ropa interior negra con una chaqueta de plástico transparente. Pris, la replicante más caótica, se maquilla la cara completamente y sigue un estilo más cotidiano aunque similar al de Lilu en El quinto elemento.

Blade Runner

La tecnología steampunk también está muy presente y fue una revolución, como el acercamiento por voz de una fotografía que analiza Deckard en su apartamento, el maquillaje automático de Pris en sus ojos, las máquinas de lavado y secado de la replicante artista o los típicos coches voladores.

La implicación importante de la película es la propia filosofía sobre la vida, que se plantea qué sentido tiene limitar la vida a unos seres que pueden sentir como los humanos, independientemente de que sus recuerdos sean implantados o no, de que sus habilidades hayan sido diseñadas o aprendidas…

Blade Runner

Es curioso cómo los seguidores han provocado la evolución tanto de la película como del libro. De la novela se escribieron finalmente 4 entregas para intentar diferenciarse de los argumentos esgrimidos en el film. Por la parte cinematográfica, se han desarrollado varias ediciones incluido el corte del director, en el que se modifica el final y se añaden nuevas escenas al film original, que cambian de tercio el sentido total del film.

Junto con estas modificaciones, la remasterización final de la película y la conversión a Blu-Ray ha convertido a Blade Runner en un film que sigue sorprendiendo en el siglo XXI, tanto por su original universo como por la calidad técnica y visual que presenta.

Valoración: 10/10

Lo mejor: Todo el entorno está cuidado hasta el más mínimo detalle, es un universo en sí misma.

Lo peor: La complejidad narrativa heredada de la obra escrita sigue hoy suscitando polémica en torno al significado de varias escenas.

Alternativas: El quinto elemento presenta una visión positiva de la evolución de la Tierra, pero sin androides. Para máquinas semejantes a humanos recomendamos el universo Alien y el de Terminator.

Fuente imágenes: Blade Runner en Facebook

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here