Compartir

Truco o Trato

“Truco o Trato” es considerada como la mejor obra de culto en cuanto a relatos de terror se refiere, enmarcada en el siglo XXI. Se vuelve casi imposible superar a la obra maestra Creepshow Tales (Historias de la cripta) de los 90. Aún así, “Truco o Trato” es la más digna sucesora y llega a plantarle cara directamente a ésta y cualquier obra sucedánea.

Estamos ante 4 historias de terror, que en lugar de ser contadas por nuestros protagonistas, son vividas, todas a la vez, relacionándose entre ellas a través de flashbacks y teniendo como principal nexo común su ubicación: una pequeña localidad de Ohio que vive de forma totalmente dedicada la noche de Halloween.

Las historias están protagonizadas en su mayor parte por niños o adolescentes. Si bien todas ellas incluyen a un extraño personaje, el de la portada, que será visto de primera mano en la última historia que veremos antes del fin de la película.

Truco o Trato

Los relatos a grandes rasgos incluyen: un padre psicópata con varias caras públicas y personales, una legendaria historia de unos problemáticos niños que años atrás tuvieron un grave accidente de autobús, unas alocadas adolescentes, que están buscando a los hombres más adecuados para pasar con ellos la noche, y una pareja no del todo de acuerdo respecto a la importancia de Halloween.

Si nos basamos en la línea fantástica, tendremos zombis, vampiros, hombres lobo, fantasmas, monstruos, asesinatos y, en definitiva, un buen slasher que entretiene e intensifica a cada minuto la historia, sin apagarse en ningún momento.

Para empezar, todos los protagonistas tienen una personalidad marcada y bien interpretada. Teniendo en cuenta que la mayoría son niños, esta cualidad es doblemente avalada, pues no sólo son creíbles en sus actuaciones todos y cada uno de ellos, sino que están a un nivel altísimo. Hay de todo, víctimas y verdugos, estereotipos adultos representados por niños, prejuicios de gente conservadora e inocencia de los más pequeños.

Truco o Trato

Los adultos, desde luego, también están bien interpretados. Protagonizan las escenas con mayor dosis de acción y tensión, hasta el punto de dominar en el escenario y motivar nuestra preocupación, da igual si son los malos o los buenos del argumento.

Respecto al guión, es decir las historias concretas de cada parte, están muy bien elaboradas, todas contienen giros de tercio en la última parte de su desarrollo, pero en ninguna de ellas son previsibles, con lo que la sorpresa en cada caso está asegurada.

Esta credibilidad se acrecienta con unos efectos especiales realistas. Para ser relatos fantásticos, las acciones que vemos son muy poco sobrenaturales y se explica con todo detalle por qué el resto de vecinos de la zona son incapaces de considerar cada crimen como algo corriente y natural. Sólo un ejemplo: si un vampiro muerde a una chica y la deja inconsciente entre un grupo de jóvenes vestidos de zombie y llenos de sangre, nadie considera que la pobre chica ha sido atacada.

Truco o Trato

Los monstruos y los zombis son sin duda los más clásicos en el aspecto de efectos especiales, como si de un homenaje al género de los 80 y 90 se tratase. Curiosamente se enmarcan a la perfección, pues lo fantástico está presente desde el principio, sólo que no lo sabemos a ciencia cierta. Lo que comienza como asesinatos de mentes perversas, acaba desencadenando todo un submundo de seres horribles e inhumanos. Pero la dosis de violencia es limitada. Realmente el terror psicológico y la persecución de objetivos cobran más importancia que las matanzas en sí mismas, que no son explícitas en casi ningún momento del film.

Truco o Trato

Lo importante es la identificación con los personajes. Son tan heterogéneos que alguno siempre encuadra más con un espectador u otro. Es la tensión hacia estos personajes lo que genera miedo, más que la historia en sí misma o los resultados fatales que conlleve. Por eso dicha tensión es tan adictiva, porque es realista sin llegar a ser agobiante y a cada historia, la interrelación con el film aumenta, hasta el punto que pasar de una historia a otra se antoja tanto bueno como malo. No queremos dejar de ver la historia que nos están narrando, pero ciertamente queremos saber qué pasa también con otros personajes. Es una relación narrativa perfecta.

Valoración: 9/10

Lo mejor: La interpretación de los personajes es muy creíble, las historias son muy atractivas y están relacionadas a la perfección.

Lo peor: La película se antoja corta y alguna parte de cada historia podría haberse explicado o aprovechado mucho más.

1 COMENTARIO

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here