Compartir

Es difícil ver un film de terror en el que reminiscencias de serie B y toques gore rellenen su metraje, y que dicho título alcance un éxito reconocible internacional en los cines de muchos países.
Sin duda, el componente zombie ayuda a su buena acogida, dada la tendencia actual al gusto por los muertos vivientes. Pero lo que sorprende de “Juan de los muertos” es su procedencia cubana. Es un film hecho en Cuba, por cubanos y para el resto del mundo, con un espíritu de autocrítica y cinismo rebosante.

Juan es un vago maleante que, con su amigo Lázaro, malvive con chapucillas y se niega a huir a Miami porque no quiere trabajar. Se agencia a la mujer del vecino, es despreciado por su hija, que acaba de venir de España y se pasa los días tumbado en la hamaca de su terraza viendo salir y esconderse el sol entre botella de ron y botella de ron.

Un buen día (o malo, según se mire), aparecen zombies en la isla. Según las noticias, se trata de disidentes apoyados por un experimento de los Estados Unidos. A pesar de la incredulidad de Juan y sus amigos, finalmente constatan que Cuba está en una nueva crisis, así que deciden hacer lo que, en palabras de Juan, es la única salida posible: “aprovechar la situación”.

Montan una agencia llamada “Juan de los muertos” bajo el slogan “matamos a sus seres queridos”. Efectivamente, se encargan de matar por encargo a zombies bajo unas tarifas, con descuento a personas mayores y niño, y un suplemento a extranjeros.

Este planteamiento, que enmarca el film en la zombie-parody, nos trae numerosas escenas cómicas, algunas novedosas e inolvidables. No obstante, algunos fallos de metraje final y ciertas repeticiones en los gags reducen puntos a una producción con más ganas que recursos.

Los zombies y la fotografía son correctos, con unos efectos especiales tendentes al gore más suave. Los actores, si bien algo planos en sus personajes, cumplen su cometido con nota.

El guión es lo que más flojea, tras un arranque original, pues no mantiene su frescura y no está bien desarrollado, encaminándonos a un final algo atropellado y con algunas lagunas.

Cultura zombie
A pesar de sus fallos, o gracias a ello y, desde luego, a sus toques de serie B junto a originales a la cultura zombie, “Juan de los muertos” es auténticamente una obra de culto.

Teníamos zombies americanos, españoles, franceses, asiáticos… pero no teníamos cubanos. Éstos tienen varias características originales. Por ejemplo, los hay lentos y rápidos. No explican esta diferencia, aunque sí es planteada por los protagonistas sin conseguir aclararla.

Son dirigidos por un líder, aunque deberéis esperar a los créditos finales para descubrirlo. Y no saben nadar, aunque pueden estar perfectamente bajo el fondo del mar.

Valoración: 6/10

Lo mejor: Los toques de originalidad en algunas propuestas.

Lo peor: Escenas repetitivas y cierta falta de cohesión en el guión.

Alternativas: Zombie’s Party es la comedia zombie más original y entretenida, aunque Zombieland está también a muy buen nivel.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here