Compartir

Sin hacer mucho ruido, y no sólo porque sea una película muda, llega esta semana a las carteleras “The Artist”, una de las mejores películas del año, que nos narra en un maravilloso acto de metanarración cinematográfica la irrupción del cine sonoro en el sector sin audio en directo del séptimo arte, con una bella historia de amor como trasfondo.

A un ejercicio artístico de este nivel le acompaña la palomitera “Misión Imposible IV: Protocolo Fantasma”, siendo lo realmente imposible que alguien siga tragándose y disfrutando las exageradas acciones de los protagonistas y viendo fantasmas sobre todo en los que se hacen llamar guionistas y sacan películas llenas de tantos camuflados clichés como si fueran fábricas de tornillos.

Los más pequeños y algún que otro mayor tienen la oportunidad de ver de nuevo a “Alvin y sus compañeras ardillas”, ligando en pleno crucero y perdiendo el rumbo hasta naufragar en una isla en medio del océano. Canciones, gags con voces agudizadas con helio y animación estándar pero de calidad es lo que ofrece esta tercera parte de la saga.

Perros de paja”, remake con mayor acierto que otras supuestas adaptaciones de populares sagas, cuenta una dura historia sobre una pareja proveniente de Hollywood (quizás sea la semana de la metanarración), que se ven presionados por los habitentes de un sureño pueblo. Este thriller de corte agresivo tiene la excepción respecto a otros films parecidos, que la pareja no se deja intimidar por los nativos pueblerinos, dando lugar a conflictos cada vez más violentos.

Cine especial con base dramática es lo que nos ofrecen títulos como “Maktub” sobre un niño con cáncer y un marido con problemas con su mujer, que terminan juntando sus familias para cenar en Nochebuena, con una base de humor más palpables que en otras producciones que tratan el tema del cáncer. En “Lo más importante de la vida”, un hombre vive una fantasía dentro de otra fantasía (sí, definitivamente es la semana de la metanarración), hasta que en la vejez empieza a creer ver la realidad como es. Os dejamos con la sinopsis, algo enrevesada:

Jacobo es un distinguido reparador de pianos que lleva cuarenta años felizmente casado. Tan cómoda ha sido su vida que para reparar pianos sólo tuvo que soñar con ellos y a la mañana siguiente aparecían arreglados. Su holgada existencia sin embargo se ve alterada al no poder dormir, y los pianos por reparar se amontonan. Su estado mental empeora cuando un tipo barbudo y con bata tan pronto se le aparece como vuelve a desaparecer. Su mujer, Helena, no sólo niega la existencia del barbudo, sino que insiste en que debe estar alucinando. Jacobo descubrirá que tras aquella vida placentera ha habido otra realidad oculta, y que ahora, en su vejez, se ha hecho visible.

Terminamos con dos historias de parejas. En “El futuro”, dos jóvenes se plantean cuestiones existenciales en un nuevo film de Miranda July, de nuevo bastante pesimista aunque esta vez algo más exagerada en sus planteamientos. En “Los nombres del amor”, una mujer joven y un hombre no demasiado joven se enamoran el uno del otro a pesar de ser absolutamente distintos, lo que causa no pocos problemas. Dos planteamientos distintos, uno sobre planteamientos vitales que afectan a la pareja y otro sobre diferencias entre la pareja que afectan a cuestiones vitales.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here