Compartir

Paranormal Activity 2 - Crítica
Tras el mega éxito comercial de la primera parte y alguna que otra crítica a favor, volvemos a enfundarnos cámara en mano y a perseguir espíritus con Paranormal Activity 2.

Es una segunda parte y, como si el director fuera un fan de la saga de terror Scream y de las normas que formula, en esta película se cumplen todos los tópicos de continuaciones cinematográficas de terror:

Es más grande. Nos encontramos en una casa-chalet de lujo, con varias habitaciones, un enorme comedor-salón, incluso una piscina exterior.

Hay más personajes. Ya no es una pareja la asustada, sino toda una familia formada por padre, madrastra, hija adolescente, niño recién nacido, sirviente y mascota canina.

Se ha utilizado más tecnología. Gracias a una excusa argumental, se colocan en la casa innumerables cámaras espía, como si de un reality show se tratase. No hay ángulo en la casa que no quede registrado.

Se vincula con la primera parte. Sale Kristyn, que resulta ser la hermana de la mujer recién parida. La relación previa entre ambas y por qué demonios aparece en esta casa como si nada hubiera pasado, os dejamos que lo descubráis por vosotros mismos viendo la peli.

La vinculación con el film original es uno de los pocos aciertos de estra aburridísima segunda parte. Junto a ella, la mayor exageración de los sucesos aporta algo de originalidad a una película que podría haber dado ifninitamente más de sí.

Estamos ante unn metraje de aproximadamente hora y media de duración, en la que la primera hora y 15 minutos no pasa NADA. Todos los “sucesos” que pueden interpretarse por las grabaciones, son también perfectamente explicables. Es más, la sensación de protección es constante. No estamos ante una indefensa pareja armada con una cámara, sino ante todo un plantel de personajes. El hombre mide casi 2 metros, la sirviente sabe conjurar hechizos de protección, el perro es un valiente pastor alemán y, ya que el film no ha sido censurado en España como A Serbian Film, presuponemos que al bebé no lo van a estampar contra la pared ni nada parecido.

Eso sí, pasados los 75 primeros minutos, la película es sublime. El terror se apodera de todos los miembros de la casa, hace acto de aparición a lo grande, asustando y creando desasosiego. El ritmo se acelera y crece la tensión hasta un clímax impredecible y, cuando todo parecía terminar, el caos más absoluto se desata. si a los 5 últimos minutos del film le aocmpañasen la banda sonora de Saw, diríais que no podría haber sido de otra manera. Todo queda explicado, todo queda en continuación y, si las cifras han correspondido, tendremos Paranormal Activity 3.

Valoración: 4/10

Lo mejor: los últimos minutos son excelentes y los efectos de esta segunda parte, alucinantes.

Lo peor: tener que esperar más de una hora para notar el terror de cerca.

Alternativas: En Tokyo también hay fantasmas y muchísimas más cámaras de grabación. El remake de Paranormal Activity 2: Tokyo Night así lo demuestra. En territorio español no hay mayor terror cámara en mano que el ofrecido en la saga [REC].

Tweet

1 COMENTARIO

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here