Compartir

Harry Potter - Reliquias de la Muerte
Voldemort ha vuelto ya recuperado totalmente. Ha ocupado Hogwarts, el Ministerio de Magia y todas las principales instituciones de magos. Harry, Ron y Hermione, a pesar de sus intentos por esconderse junto a la Orden del Fénix, siempre son descubiertos y finalmente deciden huir por su cuenta, con el fin de encontrar los 4 Horrocruxes restantes y destruir así al Señor Tenebroso.

Primera parte de la última parte de la saga de Harry Potter y, como dice un antiguo dicho teatral “aquí muere hasta el apuntador”. Los lectores de J. K. Rowling ya descubrimos que esta última novela es la más oscura, adulta y dura de todas, algo que se ha trasladado a la pantalla totalmente. ya no hay tintes infantiles en la historia, ni aventuras inocentes. El film retrata una persecución racista contra los “no puros” de sangre, a estilo similar al de la persecución que llos nazis realizaron durante el siglo XX. Pero eso sí, con mucha magia.

Los combates varita en mano son constantes, los efectos especiales aplicados a hechizos, encantamientos y personajes mágicos son, paradójicamente, más realistas, si cabe, que en ninguna entrega anterior.


La partición comercial del film en dos partes ha permitido no sólo sacar el doble de pasta a los espectadores, sino también retratar con mayor fidelidad la novela de la escritora birtánica. Incluso podría decirse que mejora algún aspecto de la misma. No vamos a argumentar aquí que la película es mejor que el libro, ni mucho menos. pero sí es cierto que esta última obra escrita adolece en determinados tramos de cierto aburrimiento, como es la solitaria travesía de Harry y Hermione, hábilmente pincelado en la película a través de escasas imágenes.



No obstante, la dureza de las palabras sigue latente en la película. Mueren personajes sucesivamente de ambos bandos, los escenarios son más sombríos, dejando las escenas en ciudades casi siempre para la noche, mientras el día transcurre principalmente en tenebrosos bosques y escarpadas montañas. Nada de Hogwarts, ni de partidos de Quidditch. La situación ha cambiado y todo se precipita jacia la oscuridad. Los personajes han crecido y abandonado la infancia. Los 3 protagonistas dejan así atrás sus aventuras de niños y conversaciones sobre clases para enfrentarse a muerte y destrucción, así como hablar y discutir en mayor medida que antes, sobre relaciones de pareja.


Por último, cabe hablar del título, “Las Reliquias de la Muerte“, de las que no recibiremos explicación hasta el último tercio del metraje y que supondrán un principal objetivo en la segunda parte. En ésta, tendremos que conformarnos con un breve aunque fantástico toque de metaliteratura narrativa, a base de trazos animados y de un escalofriante y poco esperanzador final.

Lo mejor: La magia y los efectos especiales del film son alucinantes.

Lo peor:
Que haya que esperar para ver la última parte. Un visionado conjunto de ambos films debe dejar una sensación de entretenimiento pleno.

Valoración: 7/10

Alternativas: La magia en entornos urbanos puede disfrutarse en “El Aprendiz de Brujo“. Pero el rival directo de Harry Potter VII es “Las Crónicas de Narnia: La travesía del viajero del alba“.

Tweet

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here