Compartir


Sinopsis: Vuelve el hombre de hierro, esta vez reconocido mundialmente como Tony Stark y con nuevos enemigos, mucho más letales de lo que hasta ahora ha combatido.

Fecha de estreno: Mayo de 2010

Segundo tráiler de Iron Man 2:

Tráiler de Iron Man 2:

Galería de imágenes de Iron Man 2:

Iron Man 2Iron Man 2Iron Man 2Iron Man 2Iron Man 2Iron Man 2Iron Man 2Iron Man 2Iron Man 2Iron Man 2Iron Man 2

Iron Man 2

Iron Man 2

Iron Man 2

Iron Man 2Iron Man 2

Iron Man 2


Crítica de Iron Man 2:

Tras habernos contado la historia del nacimiento de Iron Man, llega la segunda parte con el espíritu de la original, casi todos los mismos actores y nuevas incorporaciones. Iron Man 2 sigue haciendo estelar la saga gracias a los curradísimos efectos especiales que dejan a cualquiera boquiabierto, pero por desgracia también mantiene, si no es que los potencia, los mismos defectos.

La saga Iron Man es ideal para los lectores de Marvel, para los que conocen la historia. En caso contrario, los guiños a Shield, a la Viuda Negra, al alcoholismo de Tony Stark, a los Vengadores, quedan en el olvido o, lo que es peor, causan confusión en el espectador que desconoce todas estas subtramas.

La película no sólo es una segunda parte, sino el nexo de unión entre todas las películas que más tarde desembocarán en la mayor producción de cine de superhéroes jamás creada hasta la fecha: Los Vengadores. Hasta su lanzamiento en 2012 aún está por verse el nacimiento del Capitán América y la llegada de Thor a la Tierra.

Mientras tanto, vemos cómo Tony Stark resuelve sus problemas de adaptación al traje y cómo Máquina de Guerra va cobrando protagonismo, mientras un nuevo villano amenaza con la seguridad mundial y, en concreto, la vida de Stark. El problema del film es que, entre escena de acción y escena de evolución de la trama, se han dedicado a rellenar lo demás con las subtramas de Los Vengadores, dejando el resto de elementos faltos de mayor personalidad.

Y estos elementos son los personajes secundarios, mal trabajados y explotados, sobre todo la Viuda Negra y Shield en general. De los villanos, mientras Mickey Rourke hace lo que puede con un personaje lineal, frío y sin emotividad, Sam Rockwell en el papel de Justin Hammer presenta a un personaje vengativo pero inepto, más cercano a cualquier político actual que a un verdadero enemigo de Iron Man. De hecho es la némesis de Tony Stark y es contra su figura contra la que actúa, no contra el hombre de hierro.

Quitando estos elementos, que la verdad es que son secundarios, nos quedan las escenas de acción. Una trepidante pelea en medio del campeonato de Fórmula 1 en Mónaco, una lucha de tú a tú entre armaduras Iron Man, o el gran combate entre Iron Man, Máquina de Guerra y todos los Iron Man prototipos creados para destruirles. Y sí, claro, el combate final, que por mucho que promete, falla en cuanto a duración y desenlace, por precipitado. Quizás en una versión extendida del film tenga más chicha.

Así, Iron Man 2 se convierte en una continuación digna de la saga, pero no llega ser la secuela perfecta como lo fue Batman: El Caballero Oscuro. Eso sí, tendremos más de este superhéroe en una tercera parte ya anunciada y Los Vengadores.

Lo mejor: Los efectos especiales y la banda sonora (AC/DC) siguen siendo los elementos estrella.

Lo peor: Demasiadas subtramas abiertas y los personajes secundarios, que hacen demasiado honor al concepto de “secundarios”.

Alternativas: En Marvel Spiderman ha sido el mejor superhéroe personificado, aunque ahora mismo se plantea su reboot. Y la primera de Iron Man es más que recomendable. En DC el Batman de Nolan se ha convertido por méritos propios en el mejor superhéroe llevado a la gran pantalla. Si lo que te van son los amasijos de hierro, no te pierdas Transformers.

1 COMENTARIO

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here